The Trip-Hop tribute

Loading...

21 juillet 2007

Dignos, siempre dignos ...

Gran revuelo, algo cínico, poco creíble, pero revuelo igual.

Escenario: La “política” chilensis, más preocupada de desinformar, gritando a la traición partidista, que de la cosa pública en general.
Actores: La concertación y sus disidentes.
El hecho: Nada nuevo bajo el sol. Básicamente una concertación “furiosa” porque los senadores llamados disidentes o más bien valientes, se rehusaron a votar a favor de los candidatos a la mesa directiva de TVN propuestos por su propia Bachelet. Uhhhhh! Niños malos!! Malos dije!!!

Problema de fondo:
TVN debiese ser el canal de TODOS los chilenos (lo siento, pero es así), por lo que su mesa directiva debe componerse de personas de orígenes diversos y ojala (cosa que nunca o casi nunca sucede) con meritos asociados a la función.

El ejecutivo suele someter a discusión parlamentaria una lista de potenciales nominados. Bachelet (en otro gesto más que demuestra su incapacidad a asesorarse correctamente o en el peor de los casos, su inexperiencia política) decidió de forma unilateral las nominaciones, sometiéndolas directamente al voto parlamentario.
Es cierto, es su prerrogativa. Pero todos sabemos que dado el ambiente político actual, donde todos los días se descubren un sinnúmero de casos de corrupción ligados a una desgastadísima concertación, intentar imponer nombres trillados es, a estas alturas, una pésima señal.

Así, los disidentes votaron en contra, al mismo tiempo que la totalidad de los senadores de la Alianza (coalición de derecha), sometiendo a la presidente, una vez más, a una bochornosa e inútil derrota política.

Quienes son los disidentes? Navarro (PS), Zaldivar (DC) y Flores (Independiente).
Cuales son las reacciones? Que los van a echar de sus partidos respectivos, que como pudieron? Que son traidores, que bla bla bla.
Nada de nada, son simplemente políticos con dos dedos de frente que huelen antes que los demás (demasiados preocupados con sus propios intereses) la muerte anunciada de la concertación.

De este hecho surgen dos conflictos políticos de calibre.
El primero, el gobierno no puede ni debe transformar TVN en un aparato político so pretexto que los otros medios son de centro derecha. Muy por el contrario, ahora más que nunca se requieren de medios opinantes, informantes, que dejen de preocuparse del poto (ups! quise decir trasero) o de la pechuga de la vedette del momento. Medios que se preocupen del fondo y no de la forma!!!! De las propuestas de Bachelet más que de sus tenidas o de si dejó o no de ser buena madre. Acaso no lo entienden? Bachelet logró forjarse un camino en el muy machista ambiente político porque jamás, nunca jamás, uso de de sus atributos femeninos. Todo lo contrario, le ganó a sus adversarios en el mundo de las ideas, del carisma, en el terreno, como un político más, como un hombre más. Ja!

Segundo conflicto: la muerte anunciada de la concertación. Ser de la concertación significa poco o nada hoy en día. Esta nació como una necesidad de unirse para derrocar democráticamente a los militares y la centro derecha eternizándose en el poder. La concertación vivió su momento de glorias con Aylwin, quien peleó a muerte por una unión nacional poco creíble hasta ese entonces, una transición que se construyó día a día, con la única esperanza de que la traumática ruptura vivida entre los chilenos, no llegase nunca más a suceder.
Pero hoy en día, pretender que socialistas, PPD, radicales y demócratas cristianos funcionen al unisón, es un absurdo. Pretender que toda la concertación siga avalando sus propias grietas, sus propias corrupciones, es tan solo allanar el pasillo a su auto-destrucción.
En ese contexto, la votación de los disidentes es tan solo el reflejo de un malestar general, de la necesidad un cambio estructural el en sistema político chileno. Por ello, someterlos a juicios políticos y pretender echarlos de sus partidos por no votar acorde al gobierno, es un signo de inmadurez política semejante a la que sucede en otras patrias querida, pero indigno de lo que pretendemos ser.

Aucun commentaire: